vive sin obesidad

Soluciones a la reganancia y perdida de peso insuficiente tras cirugía bariátrica

El objetivo del tratamiento de la obesidad mórbida no es solo la reducción de peso sino el mantenimiento de la pérdida ponderal a largo plazo. La cirugía bariátrica ha demostrado ser el procedimiento más efectivo para el tratamiento de la obesidad mórbida, con mejores resultados que el tratamiento médico intensivo.

El bypass gástrico laparoscópico ha sido considerado el “gold standard” con más de 30 años de experiencia. La gastrectomía vertical ha demostrado ser un procedimiento con resultados similares al bypass gástrico. Sin embargo, existe un 20% de pacientes que no consiguen reducir el exceso de peso a niveles óptimos o tienen reganancia de peso después de 3 ó 4 años.  ¿Existe alguna solución para estos pacientes? La respuesta es sí. Son varios los factores que pueden explicarlo: la obesidad extrema y el fracaso del componente restrictivo.

Los pacientes con obesidad extrema tienen un IMC superior a 50 y el exceso de peso es tan elevado que pueden necesitar un segundo procedimiento quirúrgico para optimizar el peso.

En otros casos se debe a un fracaso del componente restrictivo, bien porque no se haya realizado la técnica de forma correcta en la gastrectomía vertical, quedando un reservorio superior a 200 centrímetros cúbicos. En pacientes que tienen realizado bypass gástrico suele deberse a dilatación de la anastomosis gastroyeyunal.

cirugía de la obesidad gastrectomía vertical

Gastrectomía vertical

Más del 95% de las mangas gástricas dilatadas se deben a una técnica incorrecta. Una vez diagnosticada el tratamiento sería realizar una nueva manga gástrica calibrada con sonda de 36 Fr. Para evitar riesgos de fístulas en el postoperatorio recomendamos realizar una sutura invaginante reduciendo de esta manera el volumen gástrico. Muchos estudios han demostrado que cuando se emplean grapas en las reintervenciones el porcentaje de complicaciones es mayor.

bypass duodeno ileal

Técnica SADI-S (Bypass Duodeno ileal)

En otras ocasiones el paciente mantiene un estancamiento ponderal y el tubo gástrico no está dilatado. En ese caso habría que realizar una técnica malabsortiva que sea bien tolerada con bajo índice de complicaciones como es el bypass duodeno ileal en una sola anastomosis (técnica de SADI-S). Este procedimiento también realizado por laparoscopia complementa la restricción gástrica con la disminución de absorción de alimentos.

En el bypass gástrico la reganancia de peso se puede tratar utilizando un anillo colocado unos centímetros por encima de la anastomosis gastroyeyunal. Estudios recientes han demostrado la utilidad profiláctica de los anillos de forma sistemática en todos los pacientes con bypass gástrico.

Bypass Gástrico

Bypass Gástrico

La reganancia de peso se debe a dilatación de la anastomosis gastroyeyunal que permite el paso fácil de los alimentos ingeridos hacia el yeyuno, lo que supone una pérdida de la restricción y de la saciedad precoz.  Con el anillo se consigue limitar la compliance o capacidad de distensión del reservorio gástrico disminuyendo nuevamente la capacidad gástrica, ya que los pacientes vuelven a tener nuevamente saciedad rápida tras la ingesta de alimentos. No hay que confundir el anillo con la banda gástrica, ya que esta última es un procedimiento bariátrico, y el anillo se emplea como complemento en la cirugía de la obesidad.

El objetivo de la cirugía de revisión es la realización de un segundo procedimiento que permita la pérdida correcta del exceso de peso con bajo riesgo para el paciente y con buena calidad de vida. La mejor forma de evitar la reganancia de peso o la escasa pérdida ponderal es elegir la técnica bariátrica adecuada y realizarla de forma correcta.

Dr. Javier Moreno

Dr. Javier Moreno

* Artículo escrito por el Dr. Javier Moreno Ruiz, miembro médico del Instituto Quirúrgico de Andalucía y especialista en Cirugía Metabólica y de la obesidad