vive sin obesidad

La autoestima y el aspecto físico

La autoestima es la capacidad que tiene una persona para valorarse, respetarse y aceptarse a sí misma tal y como es.

La autoestima es una parte clave de la personalidad. Define nuestra identidad y la manera en la que nos relacionamos con las personas que nos rodean. Tener una autoestima equilibrada hará que nos queramos a nosotros mismos, que tengamos la suficiente confianza en nuestras capacidades como para intentar nuevas metas y conseguir logros, que nos comportemos de una manera positiva y abierta con los demás y que, por lo tanto, seamos más apreciados por ellos. Las personas con una alta autoestima, por lo general, son más felices, son más seguras de sí mismas, más independientes y tienen menos dificultad para expresar sus sentimientos.

Una de las cosas que suele tener un impacto muy importante sobre la autoestima es la imagen corporal. El aspecto físico juega un papel muy importante en las relaciones interpersonales y por lo tanto en la formación y en el desarrollo de la autoestima, y es determinante para aceptarse a uno mismo. Responder a los patrones que marca la moda, parecerse a modelos y artistas es algo que suele quitar el sueño a gran cantidad de personas.

Para aumentar la autoestima, es importante darse cuenta de que tu cuerpo es tuyo y de nadie más y que los demás no tienen derecho a desmerecerte por tu aspecto físico.

Pero si te preocupa mucho tu aspecto físico o hay algo que te disgusta especialmente, debes plantearte que puedes hacer para cambiarlo o si se trata de algo que es imposible cambiar. Si lo que te preocupa es el exceso de peso, puedes acudir a un especialista que te ayude a recuperar tu peso ideal. Esto no quiere decir que sea fácil, existen muchas maneras de hacerlo, pero sí existe la posibilidad de cambiarlo, si realmente afecta al cómo te ves y por lo tanto a tu autoestima, debes buscar una solución y en algunos tipos de obesidad, solo vas a encontrarla en la cirugía.

Por tanto, si decides someterte a un cambio físico, sería bueno que lo hicieras por ti mismo y no por lo que los demás piensen de ti. Perder peso puede lograr que te sientas más guapa lo que hará que tengas más ganas de arreglarte, de comprarte ropa, de hacer ejercicio, en definitiva, de cuidarte, y te hará sentir que ha merecido la pena dar el paso hacia ese cambio. El sentirse bien con uno mismo debe ser la principal motivación que te lleve al cambio. Si te sientes bien y agradable, los demás también lo notarán, y esto te ayudara a aumentar tu autoestima.

Laura.-