vive sin obesidad

Obesidad y apnea del sueño

La apnea del sueño es una afección en la que se suspende temporalmente la respiración durante el sueño. Se produce cuando las vías respiratorias superiores se obstruyen debido al colapso de los músculos y los tejidos blandos de la garganta durante la inspiración. La respiración deficiente va a ocasionar bajos niveles de oxígeno y niveles más altos de dióxido de carbono en la sangre.

Los síntomas principales de este síndrome se deben a la falta de sueño e incluyen:

  • Mala calidad del sueño
  • Somnolencia durante el día
  • Depresión
  • Dolores de cabeza matutinos
  • Cansancio
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Problemas de memoria o concentración

Los ronquidos intensos son también muy comunes y pueden ser intercalados con pausas o episodios de jadeo o inhalación cuando la respiración se interrumpe. También se pueden presentar síntomas de bajos niveles de oxígeno en la sangre (hipoxia crónica), como la falta de aliento o la sensación de cansancio después de realizar muy poco esfuerzo.

La obesidad es un destacado factor de riesgo para la apnea del sueño. Un exceso de peso corporal puede dar lugar a un aumento en la masa de tejido blando alrededor de la zona del cuello, provocando una tensión adicional en los músculos de la garganta de modo que es más propensa a colapsarse. El peso excesivo contra la pared torácica también dificulta a los músculos hacer una respiración profunda y respirar suficientemente rápido. Como resultado, la sangre tiene demasiado dióxido de carbono e insuficiente oxígeno

Bajar de peso puede ayudar a quienes padecen apnea del sueño. Está demostrado que la pérdida de peso es un tratamiento eficaz a largo plazo para los pacientes con apnea del sueño que tienen sobrepeso u obesidad.

Al eliminar los kilos de más, puede mejorar su respiración y la salud general. Es posible normalizar los niveles de oxígeno y de dióxido de carbono durante el sueño y la vigilia, lo que puede tener beneficios significativos y dar lugar a un mejor descanso. Al resolver la apnea del sueño, puede mejorar la función pulmonar y del corazón también.

La persona que padece obesidad mórbida, con un peso de más del 50 por ciento por encima de su peso ideal, es posible que se enfrente a limitaciones de ejercicio. Puede que sea necesario hacer frente a su peso a través de múltiples vías, incluyendo: dieta, ejercicio, cambios de comportamiento o cirugía bariátrica. Es muy importante que la pérdida de peso se produzca de una manera controlada y con la supervisión médica apropiada.